“Amenazas criminales buscan liquidar el país”: Cobo

Por: Arturo Torres

ENTREVISTA. El Centro de Inteligencia Estratégica (CIES), ex Senain, fue inaccesible para la prensa por años. Un búnker inexpugnable. Especialmente durante el gobierno de Rafael Correa, que en 2009 creó la Secretaría Nacional de Inteligencia, recordada por sus prácticas turbias, de espionaje y hostigamiento a opositores y periodistas, por el despilfarro de cientos de millones de dólares en gastos especiales en operaciones ficticias, con fuentes inexistentes. En el gobierno de Lenín Moreno la Senain cambió de nombre, pero fue una reforma más bien cosmética, en medio de denuncias del manejo discrecional de recursos, para la compra de millonarios equipos y licencias, que se pagaban todos los años. Hace tres meses, el coronel (r) Fausto Cobo tomó el timón de este barco. Antes de la entrevista, Cobo nos acompaña en un recorrido por el Centro, mientras comenta los sapos y culebras que siguen encontrando, en particular por temas de corrupción en la compra de sistemas informáticos y licencias, que ya han sido judicializados y hoy son investigados por la Fiscalía. Al final de la caminata llegamos a una sala amplia, con techo elevado, llena de monitores, donde se aprecian imágenes y videos captados por las cámaras del ECU-911. La entrevista decurre en este salón, con las pantallas a espaldas de Cobo, que hace pocas semanas acaba de superar el Covid, por segunda ocasión.

P. La acelerada mutación del crimen organizado en el país debe ser objeto de un estudio y análisis multidimensional. ¿Cuál es su diagnóstico sobre este fenómeno, de esta amenaza, con su perspectiva de Inteligencia?
R.Creo que Ecuador, la región y el mundo están enfrentando una forma diferente de estrategia y táctica del crimen organizado contra la institucionalidad. Enfrentamos un nuevo modelo insurreccional, una de las moléculas es el narcotráfico. Nuestro país tiene ventajas geoestratégicas que nadie tiene en América Latina.

P. ¿Cuáles son?
R.La posición geográfica que permite que estemos en línea directa con Asia, a través del Pacífico, estamos cerca al Canal de Panamá que une dos mares, y próximos al sur de Estados Unidos. Además  tenemos un territorio pequeño, de forma redondeada, eso beneficia a las políticas de seguridad porque a cuatro horas de la fronrera norte está Quito, la capital, donde hay un aeropuerto. Se llega al mar y los puertos relativamente en poco tiempo. Todo eso le  interesa a la criminalidad, porque tenemos facilidad de vías de comunicación, puertos y aeropuertos. No obstante, la piel de nuestro territorio es de difícil protección, y cuando la piel no está fuerte las enfermedades entran con facilidad a este ser vivo que es el Estado. Históricamente hemos tenido amenazas convencionales y no convencionales. Las convencionales están en plano inferior de peligrosidad con las no convencionales, que son la criminalidad, el narco, que son las moléculas más sensibles.

P. Antes estas amenazas o moléculas, como usted las denomina, eran difusas. ¿Hoy existe algún aglutinador?
R. Así es, y tienen el fin de terminar con el Estado; buscan aproximarse en líneas convergentes. Hablamos del poder desestabilizador, a través del terrorismo político y radicalismos que buscan desestabilizar la democracia. A este nivel también hay conexiones con organizaciones criminales, con el narcotráfico. Otra molécula es el sistema penitenciario, que fue tomado por la criminalidad cuando el estado abandonó las cárceles y dejó crecer a organizaciones delictivas; esto se conecta al desgaste institucional. También entran en escena sectores radicales y exacerbados, algunos gremios que defenden causas, con proyectos divisionistas para desestabilizar al Estado.

P. ¿Entonces, usted encuentra convergencias y un punto de partida o de quiebre en la protesta de octubre de 2019?
R. Sí. La línea de lucha en las calles está intacta, el modelo que se aplicó en octubre no fue desactivado, eso está encaminado para desestabilizar y volverse un modelo insurreccional. Este momento la fuerza está en el Legislativo donde también se busca desestabilizar, tomar el control del Consejo de Participación Ciudadana, estos grupos solo buscan el asalto del poder.

P. ¿Otra amenaza en este escenario serían también los ataques y hackeos a entidades públicas y privadas que se realizan desde el año pasado?
R. Así es. Los teatros de operaciones de las épocas anteriores cambiaron. Hoy uno muy importante es la guerra cibernética. Los estados no están preparados para eso, la doctrina de seguridad fue desbordada, superada. Tampoco hay que descartar el módulo de guerra armada, pues hay grupos que están agazapados, listos para actuar. Lo cibernético es fundamental en esta lucha de la criminalidad contra el Estado, que no estaba listo para recibir esa arremetida, pero hay que construir estas capacidades de defensa.


«Es una lucha desigual. El crimen organizado tiene inmensas capacidades económicas para potenciar y construir infraestructura cibernética, electrónica, con tecnología informática para atacar centros de gravedad como entidades públicas, bancos…».


P. ¿Inclusive hay reportes de ataques a los sistemas de monitoreo de la Marina?
R. Efectivamente, estamos en una guerra declarada por el crimen organizado, todos estos son objetivos de esta nueva forma criminal de alta peligrosidad, con muchos recursos de por medio.

P. Un tema sensible es el control electrónico de los barcos que navegan en el mar territorial ecuatoriano, los que zarpan para la pesca y para llevar combustible, pero muchas veces son usados por el narcotráfico para sacar la cocaína. Actualmente no están operativos dos sistemas vitales para esa vigilancia de Inteligencia en la Armada: Se trata del Sistema de georreferenciación de buques SIGMAR, que está inhabilitado desde hace mes y medio, por lo cual no hay un rastreo de las embarcaciones de más de 20 toneladas. Tampoco está funcionando el sistema Orca, que monitorea el abastecimiento de combustible para la pesca artesanal. Estos sistemas fueron hackeados. ¿Ustedes, como cabeza del sistema de Inteligencia, tenían esta alerta, qué se debe hacer?.
R. La protección del mar territorial es fundamental para evitar las actividades del narcotráfico, la pesca ilegal y el tráfico de combustible. Es indispensable actualizar las plataformas electrónicas y vamos a apoyar a la fuerza naval en esta tarea.

P. ¿Ustedes tienen identificada esa amenaza que se ha concretado en estas arremetidas de los hackers?
R. Absolutamente, por eso es fundamental fortalecer nuestras capacidades estratégicas, para blindar y proteger estos sistemas.

P.¿Cuál es la recomendación del CIES para enfrentar estos ataques de hackers a distinto nivel?
R. Aquí el liderazgo de la defensa cibernética es del Ministerio de Telecomunicaciones. Es una de las mesas que más está haciendo para avanzar en un subsistema del gran sistema de seguridad integral, que tiene que ver con protección del espacio cibernético, nosotros también integramos esta mesa. Acá también tenemos una unidad importante de ciberseguridad.

P. Hoy más que nunca es vital contar con información completa, fiable y contextualizada, con Inteligencia de primer nivel para entender cómo operan las estructuras criminales. ¿Cómo están trabajando los subsistemas de Inteligencia, tras años de una orientación politizada, corrupta del manejo de recursos para operaciones, usted mismo ha judicializado algunos temas de anteriores administraciones. ¿Se ha recobrado la confianza de los subisistemas en el CIES?
R. Ese paso es crucial, cambiar el criterio de la opinión nacional respecto al valor e importancia de contar con un sistema de Inteligencia integral, que no produzca ni sirva para el gobierno en particular ni un proyecto político, sino para servir a la seguridad integral del estado. Eso requiere de estrategias.


«Estamos trabajando en una ley de Inteligencia para limitar el poder de los sistemas y regular el uso de mecanismos sensibles, que puede, en un momento determinado, causar un daño inmenso a la democracia. Debemos estar regulados».


 

P. Otro aspecto medular es la rendición de cuentas constante de lo que hace Inteligencia.
R. La Ley de Seguridad establece que cada tres meses debemos rendir cuentas a la Asamblea, pero el primer usuario de Inteligencia es el Presidente. Debemos servir a nivel político estratégico con el Ministerio de Gobierno que preside el gabinete de seguridad.

P. Durante años ha existido un problema grave de descoordinación y falta de colaboración entre los subsistemas de la Policía y FF.AA. ¿Está ese problema subsanado? Esos organismos no han cooperado efectivamente con el CIES porque había una franca desconfianza, sobre todo de FF.AA., de compartir información con la Senain y luego con el CIES, por su politización.
R. Hay que institucionalizar y normar el sistema. Debe ser reconfigurado y fortalecido no solo con FF.AA. y la Policía, sino con la participación del SRI, la UAFE, Riesgos, Inteligencia Penitenciaria, para que sea integral. Ya hemos dado pasos importantes.

P. ¿Cuáles, por ejemplo?
R. Los componentes que les estoy mencionando, estamos apoyando la conexión con todas las entidades, para que organismos claves compartan información relevante, se rijan al concepto de Inteligencia: es decir una información procesada y verificada. La información que producen todas las entidades que he mencionado llega al CIES, dependiendo del tema que estemos estudiando, para procesarla y convertirla en Inteligencia.

P. Y también sacarle el diablo al tema de la Inteligencia, que está satanizada.
R. Estamos invitando a personas y medios, periodistas, a la ciudadania para hacer talleres y eventos, para que se conozca lo que hacemos con transparencia.

P. Otro problema es la descoordinación y poca cooperación entre las unidades de inteligencia de la fuerza pública. Concretamente entre la Armada y la Policía. Estas entidades no mantienen un cruce sistemático y permanente de informes para enfrentar de manera conjunta el crimen organizado, según oficiales que trabajan en esas áreas. ¿Cómo se puede corregir esta falencia?
R. Eso es parte de capacitación y entrenamiento; yo estoy proponiendo un ejercicio de inteligencia integral, para resolver problemas políticos y estratégicos. Debemos generar doctrina porque es un nuevo mundo el que enfrentamos en temas de seguridad. Hay que construir en el camino, sobre la marcha, para enfrentar eficazmente estas arremetidas insurreccionales. Colombia y Chile lo sufrieron, igual que países europeos; incluso al gobierno de EE.UU le sorprendió este modelo, que es de causas radicales, vimos cómo se tomaron el Capitolio, no es un tema de izquierda o derecha. Es un fenómeno global.

P. ¿Existen protocolos, normativas que vuelvan obligatorio el intercambio de información entre los subsistemas, que se ha manejado de una forma más bien discrecional? Es evidente que hay descoordinación entre esos organismos.
R. La única forma es normando, debe estar en la ley, en el reglamento. No es discrecional debe ser de obligatorio cumplimiento, la ley de Inteligencia debe ser construida con aportes de distintos sectores para que tenga legitimidad.

P. ¿Tienen listo el plan de inteligencia y contrainteligencia?
R. Sí, y están muy avanzados. Estoy tres meses aquí, pero no encontré ningún avance; no es fácil, es el plan de inteligencia integral, ya están las dos revisiones y solo falta la edición, pues queremos que sirva para que sea parte de una campaña de cultura de inteligencia para la toda la sociedad.

P. Otro frente criminal peligroso es el de la minería ilegal. Precisamente, sobre lo que ocurrió en Napo, donde cientos de mineros estaban devastando los bosques y ríos durante meses, ¿ustedes advirtieron ese escenario y elaboraron una apreciación de Inteligencia para que se hiciera el operativo. Desde cuándo estaban dando alertas de lo que estaba pasando y como se coordinó luego para el operativo, imagino que tomó varios días?
R. El resultado es lo más importante de valorar. Fue una operación exitosa, con la colaboración de varias entidades.

P. ¿Pero esa operación partió de información de Inteligencia?
R. Así es, primero salió del personal de Inteligencia táctica de la Policía y FF.AA. Luego la operacional. El CIES ayudó a construir integralmente y entregar la apreciación a la instancia política de toma de decisiones. Todo este proceso fue liderado por la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, que se puso al frente de una operación compleja, que pocas veces se ha hecho, había que coordinar con fiscales, jueces, peritos… En esta operación tambien hubo dificultades, fallas que hay que corregir.

P. ¿Qué errores hubo?
R. Partamos de que más que errores son aprendizajes, nos sirven para mejorar. En toda operación pueden ocurrir errores, en este caso pequeños. Por ejemplo, el factor sorpresa.

P. ¿Por lo que se filtró la información de que se haría el operativo?
R. Falló la contrainteligencia que debía proteger más esta operación, sí dio un buen nivel de protección, pero faltó más, no fue suficiente. Contrainteligencia tenía que haber sugerido que el tiempo entre la decisión y ejecución del operativo sea más corto.

P. ¿Entonces la operación se hizo a partir de la información recabada por los subsistemas y el procesamiento del CIES?
R. Sí, y por eso hay que montar un ejercicio parecido luego, para entrenarnos, no solo con militares y policías sino con funcionarios de otras entidades públicas. Estos ensayos son indispensables para enfrentar nuevas amenazas. El aprendizaje siempre es previo.

 

2 comentarios en «“Amenazas criminales buscan liquidar el país”: Cobo»

  1. Como decía James Anglenton: «Quien controla la contrainteligencia, controla la inteligencia entera»; cuando se reconozca la dimensión de su alcance, recién se podría alinear las prioridades estratégicas de seguridad nacional.

  2. CUARENTA AÑOS DE MILITAR , GOLPISTA JUNTO A GUTIERREZ , PARLAMENTARIO Y OTROS CARGOS MAS , DENTRO DEL SISTEMA DEMOCRATICO , HOY ASESOR Y FUNCIONARIO PUBLICO , TODO LO QUE DICE , NO ES NADA NUEVO , MAS BIEN , ES PARTE DE LA INOPERANCIA Y LA DESIDIA DE LOS GOBERNANTES , SE INVENTAN HISTORIAS Y CREAN TELENOVELAS PARA JUSTIFICAR SUS CARGOS.
    LA DELINCUENCIA ESTA DENTRO DE LA SOCIEDAD CORROMPIDA Y CORRUPTA , EN LAS ALTAS ESFERAS GUBERNAMENTALES Y TODOS SE BENEFICIAN Y SE INTERCAMBIAN LOS FAVORES . NADA ES OCULTO , TODOS PARTICIPAN Y SE CUBREN , POR LO TANTO , LA INTELIGENCIA Y CONTRAINTELIGENCIA DEBE DIRIGIRSE A LOS FUNCIONARIOS Y USURPADORES DEL PODER.

Los comentarios están cerrados.