Don Naza operaba desde el Club de Policías

Miguel Nazareno captaba fondos de miles de clientes desde varios sitios, en Quevedo. Uno de los principales era el Club de Clases y Policías, donde actuaba, al margen de la ley, con el supuesto apoyo y complicidad de militares, policías, jueces,  fiscales… Tras confirmar las irregularidades, el mando policial decidió sacar de Quevedo a 94 oficiales y policías, entre el jueves y viernes últimos. 

Redacción Código Vidrio

Miguel Nazareno, conocido como Don Naza, convirtió al Club de Clases y Policías de Quevedo en uno de sus centros de captación y operaciones financieras. En esas y otras dependencias recibía ilegalmente cientos de miles de dólares con la supuesta participación y complicidad de policías, militares, jueces y fiscales.

La relación de Don Naza con los uniformados y funcionarios públicos, y la estructura piramidal que recibía fondos, así como sus sitios de funcionamiento, están detalladas en un informe ejecutivo, enviado el 21 de junio pasado a la Jefatura de la Unidad de Investigaciones Internas de Conducta Policial, así como en varios reportes de Inteligencia, a los que Código Vidrio tuvo acceso.

Esos informes fueron los primeros campanazos que alertaron al mando policial sobre las transacciones al margen de la ley. El mecanismo era simple: los clientes le entregaban a Don Naza y sus asistentes sumas de dinero promedio entre los 100 y 100 mil dólares, aunque hay versiones que sugieren montos superiores. A cambio, los depositantes ganaban un interés de 90%, cada ocho días.

Desde el 14 de junio, la Dirección General de Inteligencia (DGI) entregó paquetes de inteligencia y 11 documentos a la comandante General, Tania Varela, a la Dirección General de Seguridad Ciudadana y Orden Público, a la Dirección General de Investigaciones, al Comandante de la Subzona de los Ríos y al Comandante de la Subzona Imbabura.

Los siguientes días, se decidió que la información recabada fuera procesada por la Unidad de Lavado de Activos y la Unidad de Análisis de la Conducta. Simultáneamente, el director de la DGI, general Mauro Vargas, dispuso que las unidades de Contrainteligencia e Inteligencia integraran equipos para reconfirmar los datos obtenidos en Quevedo y judicializarlos con la Fiscalía, con el inicio de la Investigación Previa No. 120501821060338, el 24 de junio.

Las acciones, manejadas en absoluta reserva,  se concretaron el miécoles 30 de junio, cuando empezaron a trascender públicamente las operaciones de Don Naza. Ese día, un agente del Ministerio Público, designado por la fiscal Diana Salazar, encabezó los allanamientos con uniformados llegados de Quito a varios inmuebles: Comercial Nazareno, el domicilio de Don Naza, el Tennis Club Quevedo, donde también se recibía dinero en efectivo, y el Hotel San Vinicio. En las incursiones, los agentes se incautaron de un arma de fuego, 12 contadoras de dinero, 3 celulares, 17.165 dólares en efectivo, 71 municiones y carpetas con documentos.


 

En el Club de Clases y Policías, en Quevedo, Don Naza montó uno de sus centros de operación para captar dinero, al margen de los controles de la Superintendencia de Compañías. El excabo del Ejército operó en ese cantón de Los Ríos, desde 2017.

94 policías fueron movidos de Quevedo

Luego del operativo, durante el cual un vehículo de la Policía fue quemado, Inteligencia profundizó la investigación con Asuntos Internos para identificar a todos los uniformados que estuvieron involucrados en las captaciones y que trabajaban para Don Naza, dándole seguridad o que fueron negligentes para alertar lo que ocurría, sobre todo entre mayo y junio, cuando el negocio de Nazareno creció como la espuma.  A esa fecha tenía una cartera de unos 5.000 clientes de distintas partes del país.

Sobre la base de esas indagaciones,  la cúpula policial decidió retirar de Quevedo a 94 oficiales y policías de distintas unidades y transferirlos a otras provincias.  Los oficios en los que se ordena el traslado, en poder de este medio, fueron puestos en conocimiento de todas las jefaturas el 14 y el 15 de julio pasados, por el director de Talento Humano, general Fausto Olivo.

Antes de que estallara el escándalo, agentes de la Policía se trasladaron a Quevedo, específicamente parroquia el Guayacán, en la vía a la Virginia. En ese sector verificaron que en las afueras del Club de Clases y Policías se agrupaban aproximadamente mil personas, decenas de vehículos y motocicletas.

Los agentes constataron que en el Club de Clases y Policías, uniformados y civiles participaban junto a Don Naza en la captación de dinero, a través de un esquema piramidal en la empresa Big Money, que operaba sin autorización de la Superintendencia de Compañías.

Según el informe policial del 21 de junio,  Don Naza y su gallada recibían diariamente “grandes cantidades de dinero ilícito proveniente de altos funcionarios del estado, entre ellos fiscales, jueces, policías, militares y ciudadanía en general”. El único requisito para los interesados era llevar y entregar el dinero y en 8 días regresar al Club policial con el recibo que les entregaban para realizar el cobro del capital, además de los jugosos intereses.

Las autoridades juegan al avestruz

Para la captación, Nazareno, de 31 años, contaba con la complicidad de servidores policiales directivos y operativos, así como también funcionarios judiciales de Quevedo y la  gobernación de Los Ríos. Ninguno de esos funcionarios emprendió acciones legales para contrarrestar la captación de dinero.

El domingo 20 de junio los uniformados verificaron que Don Naza  también tenía su centro de planificación y captación de dólares en el sector de la Venus del Río, frente al Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y luego en  el Club de Clases y Policías de Quevedo.

Según versiones de varias personas que acudían al Club de Clases y Policías para retirar su plata, esas actividades ilícitas eran bien conocidas por el comandante de Policía Quevedo, la Gobernadora, jueces, fiscales y otros funcionarios públicos.

Contactamos telefónicamente a la gobernadora Génesis Blum para consultarle sobre las acciones iniciadas para denunciar las actividades ilegales de acopio de dinero, pero respondió que debíamos coordinar una entrevista en Quevedo con su Secretaria de Comunicación, los siguientes días.

Fuentes del Ejército informaron que hay una investigación interna en marcha para ubicar a los militares que estuvieron involucrados y serían parte de la Brigada de Fuerzas Especiales de Quevedo.


DON NAZA PUBLICITA LA DEVOLUCIÓN DE DEPÓSITOS, DEPENDIENDO DEL MONTO

 

Big Money empezó a operar desde 2017, según reconoció Don Naza, oriundo de Esmeraldas, quien para entonces ya era cabo del Ejército. “Empezamos con ese proyecto con 40 socios, se manejaba de formas reservada entre militares, médicos y otros profesionales que se arriegaron a invertir”, dijo el uniformado, que fue dado de baja en la Fuerza Terrestre, la semana pasada. “Como nos fue bien, entonces decidimos ayudar a dinamizar la economía de Quevedo, que no tiene nada malo ni irregular, somos gente seria y seguiremos respondiendo como hasta ahora lo hemos hecho”, aseguró Nazareno a una radio local.

Fuentes de la Fiscalía confirmaron que la investigación está aún en la etapa previa, para recabar elementos probatorios y versiones que corroboren los supuestos delitos denunciados. Mientras Don Naza y sus abogados han insistido en que las operaciones tenían el objetivo de reactivar la economía de la zona  y ayudar a personas de escasos recursos con víveres y enseres, cuya entrega se aceleró en Quevedo luego de que empezaran las primeras acciones de la Fiscalía.  En redes sociales Don Naza aseguró que devolverá su dinero a todos sus clientes, mientras Big Money estaba cerrando sus operaciones.

La autoridades desconocen el paradero de Nazareno, quien los próximos días será nuevamente convocado a rendir su versión, pero seguramente con custodia policial.

9 comentarios en “Don Naza operaba desde el Club de Policías”

  1. Excelente investigación sobre caso don Naza.
    Sigan adelante con otros casos de corrupción generalizada.

  2. No entiendo como es posible que autoridades recién designadas encubran esta clase de ilícitos. No entiendo como la gente, habiendo antecedentes como el caso Cabrera, siga siendo tan ingenua. No entiendo como la ciudadanía antes de entregar su dinero no averigüe primero los antecedentes de ese mal llamado «empresario». Si se ponen a revisar la historia judicial de este tristemente célebre personaje se darán cuenta que tiene a su haber varios juicios que van des de violación hasta estafa. Revisen en la página del CNJ con los dos nombres y apellidos de este sujeto y verán la realidad. Es triste ver como la ambición de ganar dinero tan «fácilmente» acompañado de la mano por la ingenuidad tenga sumidos en la tristeza y desesperación a muchas familias que entregaron sus ahorros, en unos casos, o; vendieron y empeñaron sus cosas para entregarle a este pillo y quedarse sin nada.

  3. Este país de nadie, un negrito sin principio de moralidad y genio del rey midas, intenta se salvador de la economía, con el silencio de los órganos de control y apadrinado por ellos.

  4. Èsta bien si una persona quiere ayudar a la gente y si se puede hacer negocio èsta bien no hay ley contra se travaje y se de travajo.no hay delito consumado .es negocio .sin delito delito es robar y no se èsta robando .inicuos

  5. Todos sabemos que en estos tiempos difíciles, es imposible que Entidades del sector público o privado legales capten valores reconociendo una tasa excesiva de intereses. Sumado a todo esto la crisis moral. Simple es pensar que aquí existe lavado de dinero. Deben publicarse los nombres de todos los militares, policías, jueces y fiscales involucrados.

  6. Si todos los oficiales siempre saben las fechorías y o porque no decomisaron más cosas ellos mismo le han de ver avisado para que este don Naza se ponga a buen recaudo y esconda evidencias y se hacen de la vista gorda y sólo con darles el pase ya arreglan todo deberían darles de baja eso sería lo mejor.

  7. No estoy de acuerdo con la justicias fuera. Un narco un delincuente lo dejarán en paz pero como es persona q ayuda a personas pobres de bajo recurso lo tratan como delincuente cuando los delincuentes son ellos mismo y no se dan cuenta

Los comentarios están cerrados.