Sanciones rusas al banano se levantaron, tras ataques mediáticos de satanización

Dos líneas discursivas satanizaron el banano ecuatoriano en Rusia: la plaga de la mosca jorobada y la carga contaminada con cocaína. Después de días de tensión por la suspensión de importaciones de cinco bananeras nacionales, la medida se levantó, en medio de negociaciones entre Moscú y Quito. Las autoridades diplomáticas insisten en que este tema no tiene relación con el anuncio del canje de equipo militar de origen ruso con Estados Unidos, pero el embajador ruso Vladimir Sprinchan dijo a una agencia de noticias de su país que el gobierno suspendió el canje de arsenal por equipos nuevos.

Alianza Código Vidrio – Vistazo

Las sanciones de las autoridades rusas contra cinco empresas ecuatorianas exportadoras de banano quedaron insubsistentes. Lo anunció a mediados de febrero la canciller Gabriela Sommerfeld, tras una reunión con el embajador ruso, Vladimir Sprinchan.

“Finalmente mantuvimos una reunión con el embajador de Rusia. Se habló de temas superados para nuestra industria de banano; la autoridad fitosanitaria de Rusia mantendrá una reunión virtual el lunes con la autoridad ecuatoriana de Agrocalidad”. Mencionó que una delegación rusa visitará las fincas productoras y las instalaciones de Agrocalidad para constatar los controles fitosanitarios.

El embajador Sprinchan, de su lado, confirmó que las autoridades de ambos países trabajan con buena voluntad para superar las dificultades. “El mercado ruso es ahora el tercero para Ecuador”, alertó el diplomático al enfatizar que Rusia compra más banano ecuatoriano que muchos otros países, incluido Estados Unidos. Aclaró que el momento es positivo para Ecuador porque vende más de lo que compra a Rusia, anticipando que hay otros proyectos de cooperación en camino, entre ellos, obras hidroeléctricas y la construcción de un ferrocarril de carga para unir la costa y la sierra.

Sprinchan, quien en marzo cumplirá tres años al frente de la representación diplomática de su país en Ecuador, explicó que hay un nuevo momento en la relación entre ambos países, por la apertura que ha mostrado el gobierno de Daniel Noboa. También resaltó el papel de “puente de oro” que juegan los exbecarios ecuatorianos en Rusia, porque ellos comprenden “el alma” y “el espíritu” de su país.

Tanto la canciller ecuatoriana como el embajador de Rusia coincidieron en que no se relacionan las sanciones a las exportaciones del banano con los anuncios de canje de equipo militar de origen ruso con Estados Unidos. Esta operación de intercambio beneficiaría a Ucrania, país que sería el destino final de los equipos que Ecuador considera obsoletos. Al concretar el canje, Ecuador irrespetaría su rol de neutralidad en el conflicto entre ambas naciones.

“Las relaciones internacionales son muy delicadas y cada tema debe manejarse por separado”, enfatizó Gabriela Sommerfeld en la reunión con periodistas, el tercer viernes de febrero.

El diplomático ruso fue más explícito. “Son dos temas separados. Un tema es el pedido de sancionar (en forma) provisoria; hay cartas de hace algunos años, del servicio fitosanitario, ahora cuando se ordenó con Agrocalidad, los representantes de los países van a trabajar para evitar el aparecimiento de la plaga; el embajador ecuatoriano en Rusia habló con el director de nuestro servicio fitosanitario”.

A continuación, el embajador explicó que “con el (tema del) armamento vamos a esperar un poco. Me parece que el gobierno ecuatoriano, estoy seguro, no está dedicado a enviar armamento a un conflicto, teniendo en cuenta el estatuto de neutralidad, teniendo en cuenta el papel importante de Ecuador como miembro no permanente del consejo de seguridad (de la ONU) tiene una gran responsabilidad y compromiso de participar y contribuir a la solución de los conflictos en el mundo por vías pacíficas con instrumentos diplomáticos”. Insistió en que los temas de exportaciones a Rusia y canje de equipo militar “no están conectados, son separados”.

Al cierre de esta edición, las sanciones a las exportaciones se consideran un tema superado.

En cuanto al canje de equipo militar, todavía no hay una confirmación oficial ecuatoriana, frente a la información estatal rusa. Según ésta, la decisión del intercambio quedó en suspenso.

Esta alianza informativa detectó dos líneas discursivas en la campaña de desinformación desde Moscú. El objetivo: estigmatizar al producto estrella de exportación ecuatoriano hacia Rusia. Aquí las revelamos.

 


Varios medios rusos mantuvieron una campaña de estigmatización


La mosca jorobada presente en el banano

No es un tema reciente. En 2018 la prensa de ese país denunciaba la presencia de la mosca jorobada en cargamentos de banano.

“Al inspeccionar un lote de bananos ecuatorianos” recibidos en la ciudad rusa de San Petersburgo el 11 de diciembre, Rosseljoznadzor registró dos nuevos casos de la presencia de ese insecto. Dado que la introducción y propagación de la mosca jorobada polífaga representa una amenaza grave para la situación fitosanitaria en territorio de Rusia y para la salud de sus ciudadanos, Rosseljoznadzor se reserva el derecho a imponer (…) restricciones temporales a la importación de bananos desde Ecuador en el caso de que se repitan estas infracciones», advirtió el organismo. El insecto en cuestión es capaz de transmitir el cólera y su presencia es objeto de cuarentena en los países miembros de la Unión Económica Euroasiática (UEE), cuyo miembro es Rusia, sentencia esa información.

En 2019, la advertencia era similar. En agosto de ese año, Rusia impidió el ingreso de 25 toneladas de bananos de origen ecuatoriano infectados por la mosca, que habían llegado al puerto de Nosorossiysk, en el mar Negro. Para ese año, 1,4 millones de toneladas de banano (el 96 por ciento del voluman total) se importó desde Ecuador.

“La mosca jorobada polífaga se detecta con frecuencia en los bananos importados de Ecuador, constató el Servicio de Control Veterinario y Fitosanitario ruso (Rosseljoznadzor)”, según un despacho de la agencia Sputnik de ese año. La agencia mencionaba que el problema adquirió un “carácter sistémico”.

Sin embargo, el Ministerio de Agricultura de Ecuador, a través de la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad), afirmó que cerca de 40.000 controles realizados entre 2015 y noviembre de 2019 no han registrado presencia de la mosca jorobada en el banano ecuatoriano.

«La Agencia, desde el 2015 hasta noviembre de 2019, a través de la Dirección de Vigilancia Fitosanitaria, ha realizado cerca de 40.000 monitoreos (…). Durante estas inspecciones, no se registraron reportes de la presencia de la mosca jorobada en ningún caso», según un comunicado oficial.

En medios locales se especuló que las acusaciones desde Moscú estuvieran relacionadas, directamente, con los hechos posteriores a las protestas de octubre de 2019. En esas jornadas violentas, que pusieron al país en vilo, desde el Palacio de Gobierno se mencionó que Moscú había tenido un papel preponderante en operaciones de desinformación sobre esos hechos.

Esta alianza accedió a un documento, la resolución 0049 del 30 de marzo de 2020, emitido por la autoridad fitosanitaria ecuatoriana. En esa normativa se establecen los estándares para el “proceso de lavado a presión de los contenedores y limpieza a bodegas de barcos para la exportación de plantas, productos vegetales y artículos reglamentados, con la finalidad de disminuir el riesgo de contaminación por cualquier organismo que pueda llegar a ser considerado como una plaga”.

Esta nueva crisis sanitaria tendría relación con el canje de armamento con Estados Unidos. “La mosca jorobada no es una plaga agrícola del banano y no ataca ni afecta a los cultivos”, explicó Agrocalidad. Según un comunicado oficial, los exportadores y fincas fueron notificados sobre la obligación de cumplir el plan de acción, con aumento de monitoreo en sitios y producción y empaque, manejo de plagas y rotación de plaguicidas.  De 13 mil envíos realizados a Rusia, el 0,3 por ciento fue notificado con la presencia de este insecto, lo cual no representa un riesgo para ese país de destino.

Cocaína en cargamentos

El periodista ecuatoriano radicado en Dinamarca, Julio Vacacela, detectó a su vez otra línea narrativa desde Rusia para desacreditar el banano ecuatoriano. Esto, en medio de la crisis por cuestionamientos a la posible presencia de la mosca jorobada, transmisora de la enfermedad del cólera, en cargamentos ecuatorianos.

Según esta línea discursiva, el banano ecuatoriano era “fruta dulce con un secreto”. Se trataría de la presencia de cocaína, que los rusos llaman pólvora, explica Vacacela. Entre 2010 y 2019, siete toneladas de droga fueron decomisados de cargamentos de banano, particularmente el que tiene a San Petersburgo como destino final. Según este discurso, el precio de la fruta es bajo para masificar su ingreso a ese país y disfrazar la llegada de drogas en los contenedores.

 


El Kremlin aplicó una estrategia de desinformación, según el WP

Desinformación made in Moscú

De hecho un informe del periódico estadounidense The Washington Post, difundido a mediados de febrero, reveló que hay en marcha un bien articulado plan desde Moscú para desinformar a la opinión pública, en medio de un contexto particular.

Se cumplen dos años desde el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania. Además, el 17 de marzo se realizarán elecciones en la primera nación.

Alrededor de una centena de documentos fueron revelados, por ese medio estadounidense, y muestran el objetivo concreto de Moscú: movilizar un engranaje de trolls y cuentas falsas para posicionar la imagen de un presidente ucraniano debilitado y una opinión pública dividida en ese país.

En contraste, el medio estadounidense cita una serie de fuentes según las cuales en Ucrania la sociedad se encuentra unida en condena a la invasión.

Uno de los documentos destapados muestra que el presidente ucraniano es visto como una suerte de Brad Pitt (actor estadounidense) con una presencia global.

Para fuentes citadas por ese artículo, el fin en última instancia es erosionar la moral ucraniana, y hacerla ver como dividida frente al conflicto.