El misterioso albanés y sus jugosos negocios en Ecuador

Un ciudadano albanés, nacido en 1976 y afincado en Ecuador desde 2013, es uno de los personajes claves en el caso que la policía investigó, en forma reservada, en 2021. El entramado involucra a Rubén Cherres, amigo de Danilo Carrera, cuñado del presidente Lasso. Cherres, hoy prófugo de la justicia, fue socio comercial del albanés Dritan Gjika en varias empresas.

María Belén Arroyo en Quito, Fatjona Medjini y Dorjana Bezat, desde Tirana (Albania).
Alianza Vistazo-Código Vidrio

Dritan Gjika, según los registros de su país, alcanzó estudios en bachillerato. Sin embargo, en Ecuador sus finanzas despuntaron en la pandemia.

Entre 2015 y 2018, el albanés no pagó impuesto a la renta, según el Servicio de Rentas Internas (SRI). En 2019 y 2020, el valor que tributó superó los 500 dólares, en cada uno de esos años. Pero en 2021, pagó 15.342 dólares por concepto de impuesto a la renta, en tanto que el impuesto a la salida de divisas ese año superó los 3.700 dólares. En 2022, no pagó impuesto a la renta; pero sí contribuyó con 1.805 dólares por salida de divisas.

¿Cuál era la lucrativa actividad de Gjika en Ecuador? Gjika constituyó una docena de empresas, el mismo día, 17 de junio de 2021, en conjunto con Rubén Cherres

Lo curioso de las empresas constituidas en forma simultánea es que tienen un amplio rango de objetos sociales, van desde la producción de cárnicos, pasando por turismo y promoción de espectáculos, según documentos que constan en la investigación que realizó el despacho del asambleísta Ricardo Vanegas.

El informe policial del caso León de Troya recogió seguimientos pormenorizados al albanés y al empresario (petrolero) Rubén Cherres.

Cherres, en su registro de identidad, consta como discapacitado y cita como su profesión la de “petrolero”, sin mayor explicación.

Según la policía estatal albanesa, Gjika no tiene un registro criminal y no ha sido arrestado por la policía de ese país. En septiembre de 2021, sin embargo, la policía italiana lo deportó desde Treviso (Italia), por no reunir la documentación necesaria para entrar en ese país.

Los registros indican que viajó entre Albania y Dubai. Para investigadores especializados, Dubai, uno de los siete emiratos árabes, es un destino privilegiado para el lavado de activos. Eso lo explica, desde la capital albanesa Tirana, la periodista Fatjona Medjini, de la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado.

El siete de enero de este año, en víspera de la difusión de los primeros audios que destaparon el caso, el albanés Gjika partió hacia Turquía. Desde entonces, no se conoce de su paradero. La falta de continuidad en la investigación policial ecuatoriana le permitió esfumarse.

Radiografía de la llegada de albaneses y su fachada de empresarios

Fuente: Equipo de asesores del asambleísta Ricardo Vanegas

 

El escándalo sobre posible actos de corrupción (tráfico de influencias y sobornos) de la estructura integrada por Cherres generó una investigación en el legislativo. Pero el remezón que provocó la denuncia contra el Gobierno entró en pausa forzada, por cuenta de los errores de fondo y forma que cometió la Asamblea en su intento, hasta ahora fallido, de llevar al presidente Lasso a juicio político.

Con apoyo de Global Initiative Against Organized Crime