Andrade quiso ser alcalde, hoy aspira a ser juez

PERFIL. Renán Andrade Castillo es defensor público en Pedernales, donde fue precandidato a alcalde para participar en las próximas elecciones. Cuando se postuló para juez anticorrupción, en marzo, eliminó todas las publicaciones sobre su postulación en Facebook y su papel como Defensor.

Por Jhon Machado

Como “el abogado de CREA”, así conocen a Renán Andrade Castillo en Pedernales, donde vive y no pasa desapercibido. Llegó ahí desde su natal Portoviejo a los 16 años.

Su nivel de popularidad en ese poblado de la costa manabita le llevó a postularse como precandidato a la alcaldía de Pedernales. Andrade cuenta que no tuvo contacto con ningún movimiento político pero que, en efecto, amigos y simpatizantes le pidieron que asuma el reto de participar en la próxima lid electoral. Incluso ya tenía un lema de campaña: “Llegó la hora de gente nueva”, rezaban sus publicaciones en redes sociales.

“No firmé con ningún partido, no mantuve reuniones con políticos; pero es cierto: la gente me veía como candidato y se llegó a pensar en eso, más por el pedido de la gente que por otra cosa”, comenta Andrade, quien al momento de postularse para juez anticorrupción eliminó esas publicaciones políticas en sus redes y bajó su perfil de exposición pública. Todas las fotos que había subido en Facebook fueron eliminadas, incluso aquellas en las que aparece en su labor como Defensor Público.

Andrade no solo es conocido por su intención de candidatizarse a la acaldía. Es muy activo en la radio, donde difunde iniciatovas de ayuda social, a través de su consultorio jurídico CREA (una sigla de su nombre).

También ha estado al frente de casos sonados como una de las masacres las cárceles del país y la desarticulación de una banda criminal. Intervino como defensor público, es decir de lado de los acusados.

“Yo le cuento esto, todos saben que yo estuve en esos casos, pero prefiero que los nombres de los acusados se mantengan en reserva porque en realidad temo por mi seguridad”, afirma Andrade al ser consultado sobre su rol en los juicios mencionados.

Su trayectoria

Andrade hizo su carrera empezando como notificador, uno de los cargos de menor jerarquía en la Función Judicial y fue ascendiendo paulatinamente. Tras un breve paso por Secretaría Nacional del Agua (Senagua), concursó por un espacio en la Defensoría Pública; de hecho fue el único candidato calificado y por ende el ganador. Su nota final fue de 80/100.

Sus estudios de abogado los cursó en la Universidad Laica de Manabí, es magíster en Derecho Constitucional y especialista en la misma materia por la Universidad Andina Simón Bolívar. Actualmente sigue un doctorado sobre legislación en la Universidad de Buenos Aires.

Su expediente judicial está limpio, no tiene problemas con el Servicio de Rentas Internas. Las cinco multas de tránsito que le han levantado, tres de ellas por exceso de velocidad, están cubiertas.

Se autodenomina como montuvio “a mucho orgullo”. También se considera una persona religiosa y afirma que este rasgo de su personalidad se potenció desde el 2020 cuando fue diagnosticado con un tipo de cáncer denominado linfoma de Hodking. Le fue detectado durante un chequeo por COVID-19.

El defensor público de Pedernales ocupa el segundo lugar en las calificaciones para juez de la Unidad Judicial Penal, dependencia que tendrá dos jueces. José Cornejo Aguiar lleva la delantera con 91,35 puntos y Andrade le sigue con 88,40 puntos.

A pesar de estar en la cabeza del concurso público, tiene sus dudas sobre el proceso. “Tenemos criterios divididos sobre la nota de la Escuela Judicial, no creemos que sea del todo justo, pero estamos en el proceso y confiamos en que si hay falencias se sabrá corregirlas”.

De no ser elegido, asegura, seguirá “luchando por el pueblo de Pedernales”. Anhela la construcción de un nuevo hospital y no descarta, a futuro, buscar un espacio de representación popular.