Una noche loca pone en vilo al Defensor y dos funcionarios

Fue una noche desenfrenada, en pleno toque de queda por la pandemia. La farra en la que hubo consumo copioso de alcohol derivó en una trifulca que complica al defensor del Pueblo, Fredy Carrión, a Mauro Falconí, director del dispensario del IESS en el Batán y exministro de Salud, y a su pareja, Gabriela P. funcionaria del INEN. El Ministro de Gobierno, Gabriel Martínez, desmintió que tras el operativo Carrión hubiera sido liberado. El Defensor afirma que nunca fue detenido, ni notificado por investigación alguna en su contra de la Fiscalía, que conoció el hecho a las 08:45.

Redacción Código Vidrio

La farra terminó con chuchaqui y resaca. Ocurrió esta madrugada en el departamento donde residen el exministro de Salud, Mauro Falconí, y su pareja Gabriela P. Hay indicios de consumo de licor y excesos. La Fiscalía investiga una posible agresión sexual del defensor del Pueblo, Freddy Carrión Intriago, contra la pareja de Falconí.

Los uniformados se presentaron pasadas las 2 de la mañana de este domingo 16 de mayo, tras el escándalo ocurrido en el conjunto Plaza del Bosque, en el noroccidente de Quito. Ante la llegada de la Policía, Falconí afirmó inicialmente que “extraños” habían violentado e ingresado en su domicilio, donde en ese momento se encontraba Carrión, en estado de ebriedad, tratando de calmar a la pareja de Falconí, quien se veía ofuscada.

Después de la revisión de las imágenes de las cámaras de seguridad, se desvirtuó la versión de Falconí. Gabriela P. denunció haber sido arrastrada por el cabello hasta el ascensor, ultrajada y violentada por Carrión. No es la primera vez que el Defensor del Pueblo estaría envuelto en este tipo de agresiones, que fueron denunciadas antes de que asumiera su cargo público.

En un video captado en el ascensor se ve a la funcionaria llegando al piso donde la esperaba Carrión, quien la toma violentamente de los brazos y la saca a la fuerza al pasillo. Ella se resiste, y vuelve al ascensor, donde se encontraba un guardia de seguridad. Entonces, su marido Falconí le pide que regrese, pero ella se niega. Parece que le dice a su esposo que Carrión estaba propasándose. Entonces, Falconí se tranza a golpes con Carrión, y los dos caen al piso.

Posteriormente, al lugar llegó personal de la unidad Alfa 5 del Cuerpo de Bomberos para atender a los tres. También arribó la comisaria del Distrito Eugenio Espejo.

El ministro de Gobierno, Gabriel Martínez, confirmó a Código Vidrio que recibió una llamada telefónica pasadas las dos de la mañana, en la cual el oficial a cargo del operativo le reportó los hechos.


Carrión y Falconí son amigos desde hace varios años. Ambos son funcionarios públicos.

Minutos antes, el Ministro había recibido la llamada de su excompañero de gabinete, Mauro Falconí. Martínez le pidió que lo comunicara con el oficial de la Policía. Luego, le ordenó al mayor de la Policía que actuara en función del procedimiento establecido. La flagrancia rige por 24 horas.

Martínez desvirtuó versiones, según las cuales, en primera instancia, luego de ponerlos en custodia, Carrión y Falconí no fueron detenidos, en función de su perfil público, por orden de una alta autoridad policial. “Insisto, se actuó en función del procedimiento, hablamos de un tema de flagrancia; con Falconí fuimos compañeros en el gabinete ministerial, pero estos hechos recibieron estrictamente el tratamiento establecido en el protocolo”.

Tras el operativo, Carrión abandonó el departamento y acudió a una clínica, en el centro norte de Quito, donde hoy permanece con custodia policial.

En un comunicado difundido en redes este domingo, Carrión ratificó que nunca fue detenido por los policías ni ha sido notificado por la Fiscalía sobre alguna investigación en su contra. “Desde las primeras horas de hoy me encuentro recibiendo atención en una clínica (…). No he participado en ninguna fiesta clandestina. Tuve una reunión en el domicilio del doctor Mauro Falconí con quien compartimos una amistad de varios años».

La autoridad de DD.HH. dijo que pidió una licencia para defenderse, mientras la vicedefensora, Zaida Rovira, asume la dirección de la entidad.

Por su jerarquía, Carrión tiene fuero de Corte Nacional. Falconí, en tanto, permanecía resguardado en su domicilio por la fuerza pública, mientras se levantaban indicios en el lugar de los hechos. Los primeros datos revelarían no solo el consumo de alcohol sino de sustancias ilegales, según fuentes policiales.


Imágenes tomadas del video que registra el incidente en el ascensor del departamento donde viven Mauro Falconí y su esposa. Las tomas muestras al defensor Carrión tomando por la fuerza a la mujer.

La comandante de la Policía, Tania Varela, confirmó que Falconí fue trasladado a la Unidad de Flagrancia, mientras Carrión sigue internado con resguardo policial.

La Fiscalía informó que recién conoció el caso a las 08:45. La novedad tampoco habría sido notificada, como establece los protocolos, al ECU-911, ni a otras autoridades para la coordinación respectiva. Fuentes del Ministerio Público indicaron que la fiscal Diana Salazar llamó al Ministro Martínez temprano en la mañana, sorprendida, al enterarse de lo ocurrido por redes sociales.

Los tres personajes tienen un alto perfil público. Gabriela P. es funcionaria del Instituto Ecuatoriano de Normalización, INEN, y en el pasado fue parte del Ministerio de Producción, Comercio Exterior e Inversiones. También colaboró con el Ministerio de Sectores Estratégicos.

Mauro Falconí es médico, con trayectoria en dirección de hospitales públicos; dirigió la ARCSA (Agencia de Regulación y Control Sanitario); además, por un breve lapso fue Ministro de Salud. Enfrenta varias denuncias en la Fiscalía. El 8 de abril fue removido del cargo, lo reemplazó Camilo Salinas.


Personal policial que llegó al lugar de los incidentes tomó fotografías y recogió evidencias. Luego arribó personal del Cuerpo de Bomberos para atender a la mujer que fue agredida. 

Carrión Intriago, en tanto, es defensor del Pueblo desde abril de 2019. Tuvo un papel relevante en la investigación de los hechos de octubre de ese año, cuando denunció que hubo excesos de los agentes del Estado en la represión. De hecho, este año formalizó una denuncia por delitos de lesa humanidad contra algunas autoridades del Gobierno. Ha sido cuestionado por su cercanía al correísmo y algunos dirigentes indígenas.

La investigación fiscal se orienta por dos vías: la violentación al toque de queda, esto es, el desconocimiento de una decisión legítima; y, el posible intento de agresión sexual contra la funcionaria del Estado. En este caso, a la víctima le corresponde poner la denuncia formal. La Fiscalía pidió no revictimizar a la mujer que fue violentada.

Falconí estuvo en otra farra, desafiando a la pandemia

Mauro Falconí, riobambeño de 45 años, ocupó brevemente el cargo de Ministro de Salud, desde el 19 de marzo hasta el 8 de abril de este año. Días antes de posesionarse, celebró el cumpleaños de su esposa, Gabriela P., a la sazón directora del Instituto Ecuatoriano de Normalización, INEN. Asistentes a esa reunión contaron que hubo mariachis, y que el festejo era doble, porque ya se conocía su nombramiento al frente de ese Ministerio.

Entre los asistentes, pudo haber pacientes asintomáticos de COVID-19. El hecho es que Falconí se reunió con el equipo cercano de la cartera de Salud y el virus se propagó aceleradamente. En cuestión de días, su asesor cercano, Diego Bravo (42 años), fue hospitalizado e intubado; posteriormente falleció. De igual manera, el entonces asesor jurídico, Gabriel Rivadeneira fue contagiado. Mientras estuvo hospitalizado fue desvinculado de su cargo; días después murió. Fuentes del MSP aseguraron que hubo un contagio en la planta central del MSP. Ni el entonces ministro se salvó, debió ser hospitalizado en dos ocasiones, para superar el coronavirus.

1 comentario en “Una noche loca pone en vilo al Defensor y dos funcionarios”

  1. Excelente ? noticia ,muy clara y completa con detalles muy específicos y contundentes. Muchas felicitaciones

Los comentarios están cerrados.