Así fue el violento motín en la cárcel de Cotopaxi

Producción Código Vidrio

Parecen escenas de una película violenta ficticia, pero no lo son. Evidencian el alcance de las organizaciones criminales atrincheradas en los centros penitenciarios del país. Este portal revela en exclusiva videos inéditos, que muestran a detenidos disparando fusiles de largo alcance, como si fueran francotiradores entrenados en el centro penitenciario de Cotopaxi.

Las imágenes fueron captadas la tarde y noche del pasado miércoles 21 de julio. Ese día, un motín en ese centro dejó diez fallecidos y 35 heridos. En simultáneo, actos violentos en el centro de detención de Guayaquil dejaron un número similar de víctimas.

Los crímenes cometidos en las prisiones son investigados por la Fiscalía, que recaba versiones y otros indicios para determinar quiénes fueron los responsables.

Las imágenes inéditas, que revela Código Vidrio, muestran un detenido, con la vestimenta anaranjada, en actitud de francotirador. Dispara desde el techo de la torre 3 de la cárcel de Cotopaxi, mostrando tener total dominio del área. Maneja a la perfección el arma de largo alcance.

En determinado momento, otro interno que lo acompaña señala blancos hacia los cuales debe dirigir los disparos.

Luego de diez minutos otro preso sigue disparando, pero esta vez solo se observa la parte superior de su cuerpo.

Veinte minutos después de iniciado el tiroteo, por el mismo acceso a la torre 3 ingresa un uniformado hacia esa terraza. Se trata de un agente penitenciario. De inmediato, cuatro presos con trajes anaranjados llegan al lugar. Luego se observa al funcionario siguiendo las instrucciones de los detenidos. En cierto momento, parecería que el uniformado es coaccionado por varios de los privados de la libertad.

Cuando cae la tarde, los detenidos hacen señales con los brazos para comunicarse con otros. El uniformado penitenciario finalmente deja la torre, acompañado por varios de ellos.

Tomas desde las torres 2 y 4, del mismo centro de Cotopaxi, revelan, en cambio, a los internos mientras destruyen instalaciones e infraestructura de telecomunicaciones. Aparentemente, se trata de los inhibidores de señal de celular.

Luego de destrozar los equipos los arrojan desde la terraza.

Al día siguiente de ese volento motín carcelario, el Gobierno designó al coronel (r) Fausto Cobo para dirigir el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI).

Un documento interno de la Policía al que tuvimos acceso advierte la penetración y hegemonía de organizaciones criminales dentro de las cárceles. Los choneros aún mandan: tienen 12 mil integrantes, repartidos en las cárceles de Guayas, Manabí, Cotopaxi y Santo Domingo.

Los Lobos, cuentan con 8 mil miembros en seis cárceles. Le siguen las Águilas, con 1.500 reclutados, en Guayas; los Tiguerones, con 1.200 seguidores, en Guayas y Esmeraldas; los Lagartos, con mil integrantes, en Guayas y los Chone Killer, con 900 miembros, en Guayas.

En una reciente requisa carcelaria, la Policía encontró siete explosivos tipo granada y un rocket lanzagranadas. Además, 86 armas de fuego y 2.574 municiones.

En la casa donde se encontraron casi 10 toneladas de cocaína en Guayaquil, en días pasados, se hallaron también armas de grueso calibre y municiones.

La Policía y la Fiscalía investigan si existen conexiones entre esta operación y las acciones armadas en las prisiones.

1 comentario en “Así fue el violento motín en la cárcel de Cotopaxi”

  1. Las cárceles por pandillas y el narco, tremenda combinación para agudizar la crisis penitenciaria, debemos aprender de EEUU, Rusia o Japón.

Los comentarios están cerrados.